lunes, 22 de mayo de 2017

Aceptación

Aceptar:
La luz que nace cuando asumimos la oscuridad,
la necesidad del silencio para las búsquedas profundas,
el agua que hidrata las raíces frágiles de la memoria,
el océano de posibilidades creadoras.

Aceptar:
El sustento de las palabras,
la nueva inocencia de lo cerrado,
la caída de los velos,
lo que no estaba previsto.

Aceptar:
La intemperie que hay después de los extremos,
la experiencia interior de la semilla,
el lado posible de la derrota del hombre
la fe para confiar en el otro, en el diferente.

Aceptar:
Lo que brota de las tierras de la imaginación,
la transición que surge después de la guerra de la memoria,
lo que llega a la orilla y lo que se va de ella,
la conciencia del instante.

Aceptar:
La intensidad de la poesía, que hace imposible todo intento de represión.

martes, 9 de mayo de 2017

La espera interior del poema


El néctar del poema,
el adentro puro,
intimidad interior que espera pacientemente
al que viene de afuera, del otro lado de la frontera,
con su voz inconsciente, intentando conseguir
un lugar hasta consolidarse en una raíz y ser capaz
de abrirse humildemente y formar un grito de materia oscura,
cuyos ecos sean distintos, irrepetibles, hasta volver a la semilla del silencio

viernes, 28 de abril de 2017

Fenómeno poético

Ese acontecimiento invisible, que se va formando
desde el comienzo del latido de un poema hasta el comienzo del latido del poema siguiente,
un tiempo subjetivo, en el que los poetas van preparando la subversión verbal en contra de los corruptores del lenguaje.

jueves, 20 de abril de 2017

Caja Negra

Hay que cuidar
las raíces frágiles de los recuerdos,
guardar en la caja negra de la memoria,
el registro de los miedos
y las conversaciones con uno mismo,
aunque esto no pueda explicar este accidente
de ser hombre.

domingo, 9 de abril de 2017

Volver al poema

Al volver al poema,
no encontrarás su calor antiguo,
él abandona su antigua piel
y la deja atrás como las serpientes.
Volver al poema no es regresar.

domingo, 2 de abril de 2017

Confesión junto a una tumba vacía de Bashkim Shehu


Hace tiempo que asisto a algunos cursos gratuitos que se dictan en la Escuela Europea de Humanidades, dirigida por el filósofo Josep Ramoneda y curiosamente patrocinada por La Caixa. ¿Un banco financiando una escuela de Humanidades?

Después de varios cursos, me apunté a uno denominado "Narrativa moderna y aventuras del pensamiento", dictado por el escritor y traductor Bashkim Shehu, del quien desconocía su trabajo. A decir verdad, no sabía ni quién era.

Realicé una búsqueda en internet y  sorprendentemente no encontré nada, incluso cortando y pegando el nombre que salía en la web oficial de la Escuela.

Al inicio de cada curso, Josep Ramoneda se encarga siempre de presentar al profesor o profesora, y en el caso de Bashkim Shedu dijo que  este residía desde 1997 en Barcelona porque se había acogido al programa de Ciudades Refugio auspiciado por el Parlamento Internacional de Escritores, ya que había estado ocho años en la cárcel y había sufrido medio año de destierro.

Bashkim Shehu nos hizo saber desde el principio que él no era profesor, sino un lector, y su manera de dar la clase era un poco lenta, pensaba mucho las cosas antes de expresarlas y al no ser el castellano su lengua materna se notaba que le costaba seguir el hilo de lo que él mismo decía. Pero es evidente que es una persona muy preparada y muy sensata.

Un día, en una tienda de libros de segunda mano, encontré un libro cuyo título era "Confesión junto a una tumba vacía" de Bashkim Shehu, lo cual me causó sorpresa y al girar el libro y ver la foto constaté que se trataba del profesor. Compré el libro y mientras caminaba iba leyendo la contraportada; en ella decía que Bashkim era albánes y que había escrito diferentes obras traducidas a varios idiomas. Lo más sorprendente de todo, es que Bashkim es hijo del que fue primer ministro de la Albania comunista, muerto en extrañas circunstancias.

"Confesión junto a una tumba vacía" es un libro desgarrador, duro y angustiante. Lo leí en dos días, por lo bien escrito que está, porque la situación de su país en ese momento se parece mucho a la que vive Venezuela, salvando las distancias, y porque había algo en el autor que me llamaba la atención en sus clases y  que no sé cómo explicar.

Seguramente ya no podré mirar con los mismos ojos a Bashkin, después de haber leído todo lo que sufrió y seguramente sigue sufriendo, pero estoy encantado con estas maravillosas casualidades literarias.



viernes, 24 de marzo de 2017

Todo conspira alrededor de la poesía


Todo conspira alrededor de la poesía:
El lenguaje de la economía hablado por los analfabetos de la dignidad,
las felicidades inmediatas y sus resacas de angustia,
las multitudes de ojos virtuales ignorando la realidad.

Todo conspira alrededor de la poesía:
El verbo odiar conjugándose en presente continuo,
las mentes atrapadas en las camisas de fuerza del conformismo,
devorados por este Sistema de Ficción,
esta máquina de crear indiferencia.

Todo conspira alrededor de la poesía:
El nombre de Dios en cada muerte,
la miopía del fanatismo,
el mercado de las conciencias,
las fronteras internas y externas.

Todo conspira alrededor de la poesía:
Los diseñadores de las crisis,
los padres y los hijos de las guerras,
los menos que tienen más y quieren más,
la balanza de la justicia amañada,
los hombres que no admitimos nuestro fracaso.

Todo conspira alrededor de la poesía:
La enorme distancia entre los iguales,
el libre comercio de nuestras vidas,
la malversación del lenguaje,
el saqueo del significado de las palabras.

Todo conspira alrededor de la poesía,
pero la poesía continúa desobedeciendo.